DE CUANDO EL SABOTAJE MEDIÁTICO DEJÓ DE FUNCIONAR EN MÉXICO

En las últimas 3 elecciones en México, las encuestas tenían al menos con un año de anticipación, buenas proyecciones para AMLO, sin embargo, el poder económico y político del PRI y PAN, cerraban filas, para usar una de sus más grandes armas, el espacio de Televisa y todas las cadenas de radio, prensa escrita y redes sociales, para desgastar, ridiculizar y generarle anticuerpos, al candidato que hoy, finalmente después de 20 años, logra el triunfo, arrasando en la cámara de diputados y de senadores.

El mismo recursos empleado en tres elecciones, que se desgastó así mismo, esta vez la población ya no cayó en la treta, México puso en su lugar a quienes le desangraban hasta hoy. Sin embargo en Guatemala, dicha estrategia de sabotaje mediático, es usada por quienes representan al poder económico, qué ve escenarios varios, desde poner a una hija de un militar genocida, a una ex fiscal, o quizás el ala más Lila y encubierta pero, que repiten cada 10 segundos “No somos ni de izquierda ni de derecha”.

Si acaso alguna agrupación con valores genuinos y una visión centrada en la construcción de un Estado Plurinacional, asoma con altas posibilidades de ganar la elección, entonces comienzan los instrumentos de la comunicación corporativa, a realizar su trabajo, aprendido en las canteras del vecino México, desgastar, ridiculizar y generar anticuerpos, para que casi como con cuchillo en el cuello, el electorado, vote por el designado por la cúpula empresarial, tal como pasó con la elección del Partido Patriota y el FCN, entre otros. Si fuese ese el caso, quedará por un lado, seguir construyendo movimiento social en el campo y la ciudad, hasta ver como las armas comunicacionales del enemigo, les son inútiles, tal como pasó, en esta elección en México. 

Por Carlos Sánchez Dezurda Radio

Carlos Sánchez Alfaro

Pedagogo, estudió en la Universidad de San Carlos de Guatemala, tiene una especialización en prácticas restaurativas, certificación obtenida en el Instituto Internacional de Prácticas Restaurativas -IIRP- de Pensilvania, Estados Unidos, Fundador del proyecto comunicacional DeZurda. Miembro del colectivo Nahuales, que promueven en Centro América, el pensamiento sistémico para fortalecer la educación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *